Últimos artículos:

Eulalia - Enfermera "La planchada"

Esta historia ha sido una de las más populares en el siglo XX en México. A esta mujer se la conoce como "La Enfermera Visitante" y "La Planchada", aunque este último es el que más se utiliza.

Esta leyenda transcurre en el Hospital Juárez de México y en otras clínicas y centros médicos.

Al parecer hay más de una versión, pero la más conocida o la que parece ser la verdadera es la que os voy a contar.

Una enfermera de nombre Eulalia comenzó a trabajar en un hospital civil, poco tiempo después ya se había ganado el afecto y simpatía del personal médico y administrativo.

Era una joven de muy buena presencia, su ropa siempre la llevaba con una blancura impecable, muy bien almidonada y con un planchado perfecto.

En cuanto a su trabajo, era una enfermera muy entregada y pendiente de sus pacientes.

Un día comenzó a trabajar un nuevo médico en el hospital y el director llamó al personal para hacer las presentaciones, pero Eulalia estaba atendiendo a un paciente y no pudo asistir a conocer a aquel nuevo compañero.

Se llamaba Joaquín, de muy buen ver, joven, pero también orgulloso y altivo, algo que empezó a demostrar al poco tiempo de entrar a trabajar en el hospital.

Un día llamaron a Eulalia para que hiciera de enfermera en una cirugía que iba a practicar el Dr. Joaquín, en la que tenía que extraer una bala a un paciente que había llegado de urgencia, en aquel momento se conocieron los dos.

Eulalia desde un principio quedó prendada de Joaquín, le impresionaron sus ojos y hablaba mucho de lo bien parecido que era.

Muchas personas que ya lo conocían le decía a la enfermera que no se fijara en él, pero ella no hizo caso y le pudo más el amor que sentía por ese hombre, al final se hicieron novios. Se dice que Joaquín no sentía el mismo amor que Eulalia y tampoco se lo demostraba, sin embargo ella estaba perdidamente enamorada de él.

Joaquín le había prometido a Eulalia que se casarían y ella estaba muy ilusionada con su boda.

Por aquel momento ya llevaban más de un año siendo novios. Un día Joaquín le dijo a Eulalia que le guardara un traje de etiqueta porque tenía que ir a una recepción muy elegante al día siguiente. Ella por supuesto aceptó y Joaquín al día siguiente fue a verla, se cambió de ropa y estuvo un rato hablando con ella antes de irse. Le dijo que el día anterior se le había olvidado decirle que tenía que irse a la mañana siguiente a un seminario al norte del país que duraría 15 días, por lo que saldría muy temprano de la casa.

A Eulalia le extrañó que no le dijera antes lo de su salida por tantos días pero lo tomó como un descuido, se despidieron y le deseó un buen viaje.

Una semana después se encontraba muy sola y lo echaba mucho de menos.

Un enfermero del hospital le dijo que quería invitarla a una fiesta, pero ella le dijo que no podía hacerlo, ya que estaba comprometida con el Dr. Joaquín, a lo que él le respondió que cómo iban a estar comprometidos si Joaquín se acababa de casar y estaba en ese momento en su viaje de novios, además de que se iba a otra ciudad, que incluso había renunciado a su trabajo.

Eulalia no podía con aquel desengaño y entró en una profunda depresión, comenzando a llegar tarde al trabajo, descuidando a los enfermos a los que siempre había cuidado tanto y no comportándose como lo había hecho hasta el momento. Llegaron a decir que algunos pacientes habían muerto por la desatención de la enfermera o errores que había cometido.

Finalmente Eulalia cayó en cama por una enfermedad de la que no volvería a levantarse, muriendo tiempo después en el mismo hospital donde trabajaba.

Al poco tiempo comenzaron a suceder hechos muy extraños. una mañana un paciente que había estado muy grave amaneció muy bien, y le dijo a una de las enfermeras:

- gracias por sus cuidados, la medicina que me dio hizo que mejorara mucho.

Pero la enfermera no lo había visitado aquella noche.

Otro paciente también dijo que una enfermera vestida con ropa muy blanca y bien planchada había ido durante la noche a darle unas pastillas.

Estos sucesos comenzaron a ser muy comunes, las narraciones de las visitas de la enfermera fantasmal eran frecuentes. Empezaron a llamarla "La Planchada".

Los trabajadores del hospital llegaron a familiarizarse con las apariciones de Eulalia, que andaba por los pasillos de noche, entraba en las habitaciones y no dudaban de que incluso hubiera llegado a ser auxiliar de alguna de las cirugías.

Al parecer, si Eulalia amaba tanto su trabajo y cuidaba con tanto esmero a sus pacientes, no se habría perdonado no hacerlo cuando estuvo con depresión y los descuidó, seguramente su espíritu ha querido quedarse para cuidarlos.

Eulalia ha seguido apareciéndose todo este tiempo, la gente al parecer sigue comentando que les visita una enfermera con un vestido blanco, muy bien almidonado y planchado. Esto ha sucedido tanto en el Hospital Juárez como en otros centros médicos de México.

Leyenda o cierto?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

hola!!! pues aunque parece una leyenda eso es vdd xq mi tia trabajaba ahi y en la noche ella se qdaba para cuidar a los pacientes; pero varias veces se dormia en horas de trabajo y cuando despertaba alterada por darles los medicamentos a los pacientes, vuala!!!sorpresa!! todos los pacientes ya tenian el suero cambiado y su medicamento administrado

Lourdes dijo...

Hola!

Hay muchos testimonios de personas que aseguran que es cierto.

Anónimo dijo...

yo te creeo la historia pero no le creeo a ese que la tia trabajo hay etc etc eso si es cualquieraaa

Lourdes dijo...

Hola Anónimo:

Siempre salen muchos testimonios y algunos pueden ser ciertos y otros de personas que quieren llamar la atención. En este caso no lo sé.

saludos!!

Lourdes dijo...

y si te referías al primer comentario, no tiene por qué haber mentido. La persona que menos imaginamos le ha podido pasar algo así.

Anónimo dijo...

Hola. Soy de El Salvador, me llamó la atención lo de "La planchada" por que andaba buscando una explicación de algo que le había sucedio en un hospital Salvadoreño a mi mamá.

Ella es muy sencilla y humilde, jamas nos mentiría. Nos contó que estando en sala de operaciones, pudo ver a un grupo de médicos y enfermeras muy preocupados al ver que ella no reaccionaba y que al parecer la estaban perdiendo. Lo curioso es que entre el grupo había una enfermera diferente a las demas, ella era muy amable y amorosa (sin hablar de lo muy linda y con ropa blanquísima que usaba), tanto que se le arecostó abrazandola preguntandole "¡ Probecita!". "¿Qué te duele?" "¿Que te sucedió?" "¡¡Ya te vas a recuperar mi hijita preciosa!!". Asombroso, ella empesó a recuperarse y lo demas lo hicieron los médicos al continuar recuperandola comentando unos a otros, que era algo raro lo que había pasado, por que ella estaba ya fuera de sus manos, según lo que ella logró escuchar de ellos cuando hablaban casi susurando y viendola como sin entender lo que acababa de pasar.

Lourdes Destylou dijo...

Hola anónimo, han pasado muchas cosas así que no tienen explicación, muchas personas creen en milagros y otras se niegan por completo a creerlos. Pero ocurrir ocurre y me alegro de que todo saliera bien. Lo de tu madre no me extraña, ya que han ocurrido varios casos similares.
Recibe un saludo.

Publicar un comentario

Las opiniones escritas por los usuarios no son responsabilidad de destylou-misterios.

Related Posts with Thumbnails