Últimos artículos:

El Panteón de los Chase - Las tumbas deslizantes

En la Bahía de Oistin - Isla de Barbados hay una historia muy antigua sobre el movimiento de unas tumbas en un panteón.

En la actualidad es una historia que sigue atrayendo a cientos de turistas.

El Panteón de los Chase tiene una construcción muy robusta con bloques grandes de coral que están unidos con cemento.

Todo comenzó el 6 de julio de 1812, al fallecer Dorcas Chase. Los enterradores llevaron su cuerpo al panteón del cementerio de Christ chursh para que la difunta descansara en el lugar que habían preparado para todos los miembros de la familia.

Allí ya estaban descansando dos cuerpos en sus respectivos ataúdes, el de Thomasina Goddard y Mary Anna María Chase, que habían fallecido en 1807 y 1808.
El panteón está cubierto por una losa muy pesada de 4 por 2 metros. Los enterradores tuvieron que hacer un gran esfuerzo para retirarla y una vez que lo consiguieron, dejaron el ataud de la señora Dorcas Chase.

Pero en el panteón no podían visualizar prácticamente nada, por lo que encendieron un quinqués y ahí es cuando tuvieron una visión que los aterró y dio comienzo al misterio del Panteón de los Chase.

Aquellos hombres no podían dar crédito a lo que estaban viendo, el ataúd de Thomasina Goddard estaba pegado contra la pared opuesta a la entrada y el de Mary Anna María Chase se encontraba en un rincón, movido por algo o alguien.

Volvieron a poner los ataúdes en sus lugares, incluyendo el de la señora Dorcas Chase y pusieron nuevamente la pesada losa para cerrar el panteón.

Pero lo que vieron se quedó grabado en la familia que por más que pensaban no encontraban una razón lógica para que los ataúdes de sus familiares estuvieran dispuestos de una manera diferente a la que los habían dejado en su momento. Tampoco habían sido profanados, ya que se encontraban en perfecto estado.

Finalmente le echaron la culpa a los esclavos negros que habían estado en el primer entierro. Los motivos que tenían era que el patriarca de la familia Thomas Chase se había ganado el odio de muchos de ellos por ser tan cruel y provocar incluso que su propia hija se suicidara. Los esclavos negaron ser los responsables y al enterarse de lo sucedido pensaron inmediatamente que habían sido los espíritus, mostrando miedo por lo que estaba ocurriendo.

También pensaron en una broma macabra pero ¿quién se iba a molestar en mover aquella losa tan pesada para tan sólo cambiar los ataúdes de sitio?. Al final dejaron estar el tema porque no le encontraron una explicación a lo sucedido y mucho menos un responsable.

Pero un mes más tarde, el 9 de agosto de 1812 fallecía Thomas Chase, por lo que volverían otra vez al mismo panteón. Había pasado poco tiempo y podrían ver si los ataúdes habían sido cambiados nuevamente, pero en esta ocasión seguían tal cual los habían dejado.

El 25 de septiembre de 1816 fallecía un niño llamado Samuel Brewster Ames y al abrir el panteón volvieron a ver los ataúdes desordenados, nuevamente estaban cada uno en un lugar diferente al que lo habían dejado.

Volvieron a echarles las culpas a los esclavos negros, que negaron insistentemente que tuvieran algo que ver.

Aquel lugar creaba mucho desconcierto, miedo y a la vez expectación, todos esperaban el próximo entierro.

Tan sólo unos meses después, el 17 de noviembre de ese mismo año, un difunto fue trasladado desde el cementerio de St Philips hasta el panteón de los Chase.

A aquel traslado asistió mucha gente, todos querían ver si los ataúdes se habían movido.

Cuando quitaron la pesada losa, otra vez comprobaron que todos los difuntos habían sido cambiados de sitio. En este caso el ataúd de la señora Goddard estaba deteriorado por el paso del tiempo y además se había roto, se encontraba en la pared opuesta. Todos los demás ataúdes estaban también desordenados.

Pero lo más curioso es que el panteón no había sufrido daños que pudieran dar una explicación al movimiento de ataúdes por movimiento de tierras o algo parecido, allí adentro lo único que se movían eran los difuntos.

Esta vez intentaron indagar un poco más y ver si encontraban restos de que alguien hubiera estado allí, algún hueco para entrar que no fuera visible a simple vista o cualquier indicio, pero no encontraron nada, por lo que volvieron a poner todos los ataúdes en sus lugares, taparon el panteón con la losa y la volvieron a cimentar.

Para ese momento el panteón se había hecho muy famoso, recibía numerosas visitas de curiosos que incluso llegaban desde Europa.

Tres años después, el 17 de julio de 1819 moría Thomasina Clarke, que sería enterrada en el panteón de los Chase.

Al entierro acudieron unas cien personas entre las que incluso se encontraba el gobernador de Barbados, todos querían ver con sus propios ojos si los ataúdes se habían vuelto a mover.

Separaron la pesada losa nuevamente y otra vez pudieron comprobar que los sarcófagos estaban desordenados.

Investigaron minuciosamente el lugar para intentar encontrar pruebas de que alguien hubiera estado allí, pero no encontraron nada.

Se les ocurrió echar arena fina en el suelo y así encontrar las huellas la próxima vez que tuvieran que abrir esa losa y además, cuando volvieron a tapar el panteón, el vizconde de Combermere (gobernador de Barbados) y dos funcionarios, marcaron el cemento con su sello, de esa manera podrían comprobar si alguien la abría.

Casi un año después, el 18 de abril de 1820, el panteón sería abierto nuevamente, pero esta vez no iban a llevar a un difunto, tan sólo querían comprobar si ocurría lo mismo que las veces anteriores.

Asistió mucha gente a ver lo que ya se había convertido en un espectáculo.

El vizconde Combermere tampoco se lo quiso perder, además podría comprobar si su sello seguía intacto y en parte, demostrar que las veces anteriores había sido algún bromista el que había movido los ataúdes.

Además acudieron el Honorable Nathan Lucas, el secretario de gobernación, mayor J. Finch, el señor Rowland Cotton, el señor R. Bowcher Clark y el reverendo Thomas Orderson.

El panteón iba a ser abierto por unos esclavos negros que por sus creencias religiosas y tradiciones, estaban aterrados.

El cemento estaba intacto, el sello no había sido tocado, nadie había quitado esa losa desde que había sido cerrada meses antes por lo que pensaron que dentro seguramente tampoco había pasado nada.

Cuando se disponían a mover la losa y ponerla a un lado, vieron que rozaba con algo, era uno de los ataúdes de plomo que se encontraba pegado a ella y al moverla se había movido también.

También pudieron comprobar que el de Mary Anna María estaba en la pared del fondo como si estuviera empotrado, incluso había sufrido daños por estar contra la pared. El resto de los ataúdes también estaban dispersos por todo el panteón.

Tampoco habían huellas en la arena, en aquel lugar no había entrado nadie.

El vizconde Combermere no podía creer lo que estaba sucediendo aquel día, él estaba convencido de que aquello había sido una broma llevada a cabo durante años, pero ahora no había ninguna duda de que algo extraño estaba ocurriendo y no era la mano de un humano quien lo provocaba.

De la inspección, el honorable Nathan Lucas diría:

«Examiné los muros, el arco y toda la bóveda: todo era igualmente antiguo; un albañil, en mi presencia, golpeó minuciosamente el suelo con un martillo: todo era sólido. Confieso que no puedo explicar los movimientos de esos ataúdes de plomo. Ciertamente, no se trata de ladrones, y en cuanto a broma pesada o truco, hubiese sido necesaria la participación de demasiada gente y el secreto hubiera sido descubierto; y en cuanto a que los negros hayan tenido algo que ver, su miedo supersticioso a los muertos y a todo lo que con ellos se relaciona, excluye cualquier idea de esa clase. Todo lo que sé es que ocurrió y que yo fui testigo del hecho.” »

Dibujo de Nathan Lucas de la posición en la que estaban dispuestos los ataúdes y cómo se encontraron en 1920

Tras el último suceso decidieron trasladar los ataúdes a otros lugares del cementerio y desde entonces el panteón no se ha vuelto a utilizar y permanece abierto. En la actualidad sigue recibiendo numerosas visitas atraídas por el misterio de lo que allí ocurrió.

Han habido muchas teorías sobre lo que pudo haber ocurrido, como corrientes de aguas subterráneas, inundaciones, corrimientos de tierra, pero ninguna de ellas ha podido ser demostrada hasta la fecha.

Sobre los ataúdes deslizantes del Panteón de los Chase se han escrito varios libros, y uno de ellos llamado "Barbados" de George Hunte intentaba explicar la suya: "El gas de unos cuerpos en descomposición y no espíritus malignos fue responsable de las violentas separaciones y del desorden que desbarató el trabajo de los enterradores", pero evidentemente es imposible, ya que los gases humanos difícilmente puedan mover féretros recubiertos de plomo.

El caso de Barbados no ha sido el único de este tipo, en los demás casos tampoco se ha podido dar una explicación y aunque en todos ellos pusieron trampas para los bromistas y realizaron numerosos estudios, no encontraron ni concluyeron nada, por lo que también decidieron cambiar los ataúdes de lugar.

Esos otros lugares son Stanton, Stamford y Arensburg.

El misterio no se ha podido resolver y seguramente nunca se hará.






4 comentarios:

marta dijo...

Vaya historia.. pone los pelos de punta!!

Destylou dijo...

Hola Marta, es verdad, esta historia es muy fuerte, sobre todo porque hay muchos casos extraños que con el paso del tiempo quedan en simples bromas, casos en que algunas personas intentan atemorizar a la población y al final son descubiertos etc., pero esta historia todavía no se ha podido explicar y eso es lo más sorprendente. Se han hecho muchos estudios sobre el terreno y nada, no han conseguido dar una razón científica que justifique lo que allí ocurrió.

Saludos!

Ariadna dijo...

hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos

GINITS dijo...

Travel to Peru
Machu picchu

We are a company dedicated to tourism and adventure travel to Machu Picchu enigmatic citadel. We offer the best price and full satisfaction of the visitor.


http://www.traveltoperu.org

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones escritas por los usuarios no son responsabilidad de destylou-misterios.

Related Posts with Thumbnails