Últimos artículos:

Lalín - Crónica negra

¿Qué ha podido pasar en un pueblo en el que nunca sucede nada para que en un mes hayan habido entre otros sucesos varias muertes violentas?

Es extraño que en la localidad de Lalín - Pontevedra, que llaman el km.0 de Galicia, tranquila, donde sus habitantes se dedican en gran parte a labores agrícolas, hayan sucedido tantas cosas en un solo mes.

Todo comenzó el pasado 12 de octubre, cuando fueron localizados una anciana de 92 años y su hijo de 52, muertos en su vivienda con síntomas de haber recibido golpes en la cabeza, según informaciones de la Guardia Civil.

Al parecer habían muerto unos días antes. Tanto madre como hijo vivían un poco aislados del resto de los vecinos, pero gracias a un familiar que los visitaba periódicamente se encontraron sus cuerpos.

El hijo padecía una enfermedad psiquiátrica grave y en los resultados de la autopsia se podrán obtener más datos de lo que pudo suceder y así no sacar conclusiones anticipadas.

Según una de las hipótesis, en el asesinato podía haber participado una tercera persona, en otras creen que pudo ser el hijo el que desencadenara esa situación y que matara a su madre para después suicidarse, pero todavía no se sabe realmente lo sucedido.

El siguiente suceso fue la muerte de un policía local, que fue encontrado muerto en su vivienda.

Después sucedió otro hecho aunque más curioso que grave. Un hombre de 80 años embistió a un rebaño de 30 vacas como consecuencia de la nieve y llovizna que le impidieron ver a los animales. Chocó con las vacas y aunque afortunadamente ni los ocupantes del vehículo ni los animales han sufrido daños graves, sí se produjeron numerosos daños materiales.

Pero sin duda, el suceso más escalofriante ocurrió el día 29, cuando una joven de 21 años y un hombre de 80, fallecían como consecuencia de un incendio.

En un principio parecía un accidente doméstico, un incendio de tantos que ocurren diariamente en muchas partes, pero poco a poco se fue averiguando que no era así, que había sido intencionado para acabar con la vida de varias personas.

En la vivienda residían seis personas. Cuando los servicios de emergencia llegaron al lugar, rescataron con vida a dos de los integrantes de la familia con síntomas de intoxicación por inhalación de humos. Siguieron buscando porque creían que estarían los demás también, pero no encontraron al matrimonio que dieron por desaparecido, José Mouriño, que es muy conocido en la comarca porque fue presidente de la cooperativa agraria Xuncoga y su mujer, Carmen Reboredo, los dos de unos 50 años de edad.

Una mujer de 90 años y un hombre de 56, salieron de la vivienda por su propio pie con síntomas leves de intoxicación por humos.

Hasta ese momento parecía todo un desgraciado accidente, pero pronto se dieron cuenta de que algo había pasado en la familia y que el incendio había sido provocado para tapar uno o varios asesinatos.

De esa presunta disputa familiar resultó muerta una joven llamada Sonia, de 21 años, a la que encontraron con un fuerte golpe en la cabeza y un anciano de 80 años, que al parecer falleció por la inhalación de humos, no pertenecía a la familia.

La madre de la joven Sonia Mouriño, Carmen Reboredo, ha reconocido haber planificado el incendio de la vivienda y el posterior suicidio de ella y su marido.

Carmen ha sido detenida cautelarmente y la han ingresado en la Unidad de Psiquiatría de un centro hospitalario de Santiago y su marido se encuentra en prisión sin fianza.

El fiscal Alejandro Pazos ha imputado a José Mouriño un delito de asesinato con agravante por parentesco, un delito de incendio con grave riesgo para la integridad de las personas, y un posible delito de homicidio doloso o imprudente por el trabajador muerto.

La hipótesis principal de esta investigación apunta a que los padres de Sonia, tenían fuertes deudas económicas, incluso la vivienda tenía una orden de embargo y también estaban requisados más bienes de la pareja y al parecer, prendieron fuego a la vivienda para después suicidarse escondiéndose en la fosa séptica del establo que hay anexo a la vivienda. El padre de la joven no se confesó autor de los hechos ante la jueza, según relató, entró en la casa cuando ya había humo y se encontró con su hija muerta en la habitación. Después acudió a la fosa séptica en la que ya se encontraba su esposa con intención de suicidarse y él intentó sacarla de allí, pero cayó y no pudo salir.

Según el fiscal, José Mouriño ha "desplazado la responsabilidad a la mujer, no se siente responsable", de lo que ha ocurrido.

El fiscal cree que "ambos padres son coautores porque tenían un plan".

La hija había fallecido y presentaba un golpe en la cabeza producido por un hacha mientras dormía y el anciano, era un ex trabajador de la explotación agraria familiar que vivía con ellos que falleció por intoxicación. Después, la abuela y un tío de la joven, pudieron ser rescatados con vida aunque intoxicados por la inhalación de humos.

Por otro lado, el matrimonio en un principio fue dado por desaparecido, ya que durante siete horas no se supo nada de ellos y pensaban que encontrarían sus cuerpos entre los escombros de la vivienda, pero un agente de la Guardia Civil los oyó hablar mientras se ocultaban en una fosa séptica.

La polémica por este supuesto doble crimen, ocultación y el intento de asesinato de más personas, está servida.

Lalín, es protagonista de una crónica negra por estos hechos que han conmocionado a los vecinos. Muchos de ellos no quieren hablar por miedo a represalias de otros familiares.

Es extraño que una localidad tan tranquila, donde jamás pasa nada, haya cerrado el mes de octubre como el más negro de su historia.

A los funerales de los fallecidos acudieron centenares de personas que siguen sin explicarse lo que ha sucedido.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Las opiniones escritas por los usuarios no son responsabilidad de destylou-misterios.

Related Posts with Thumbnails